El primer baile de los novios es irrepetible, es uno de los momentos más emotivos de la boda, y transmite en escasos minutos muchas cosas acerca de la pareja.

El protocolo indica que el baile lo abren la novia y el padrino, luego sale el novio con la madrina, se incorporan los familiares y posteriormente el resto de invitados.

Elegir la primera canción que se bailará es una decisión muy importante. Aunque el vals siga siendo un clásico, lo cierto es que cada vez suenan más canciones que traen buenos recuerdos a los protagonistas del enlace. Cada canción elegida dice algo muy concreto acerca de la personalidad de los novios y de su particular historia de amor.

Para aquellas parejas que quieren disfrutar de su momento, y que su primer baile sea especial en ese día pero que también quieran mantener la “tradición”, recomendamos elegir para la apertura del baile “su” canción, con una coreografía diseñada para ellos y posteriormente enlazar con un vals para bailar con los padrinos y padres.

En todos los casos recomendamos clases prácticas, tanto si vais a bailar el tradicional vals, como una coreografía, puesto que es un momento en el que toda la atención estará puesta en vosotros y querréis que salga perfecto. Por otro lado, el ensayo hará que todo salga fluido y restará nervios en ese día tan especial y emotivo.