Marian Molina nos recuerda que el fotógrafo debe estar informado de todo lo que vaya a suceder en la boda, si habrá sorpresas, si asistirán personas importantes o destacadas en las que queremos que se centre más, etc. Su labor es muy importante porque cada evento es único e irrepetible y las fotografías serán uno de nuestros máximos recuerdos. Hay que tener en cuenta que para realizar bien su trabajo, el fotógrafo debe disponer del tiempo necesario, por eso es indispensable realizar un timming que le permita aprovechar al máximo las horas de luz.

Con el objetivo de lograr el resultado que nos merecemos, es fundamental que haya diálogo y consonancia, una labor indiscutible para un organizador de eventos, que permitirá que te relajes y disfrutes de tu día, mientras el profesional se ocupa de que todo salga según lo previsto.