Las invitaciones de boda deben  diseñarse y tenerse listas con bastante tiempo de anticipación, ya que deben enviarse unos tres meses antes de la boda.

El protocolo indica que la invitación debe ser encabezada por los nombres de los padres, figurando a la izquierda la familia de la novia y a la derecha la familia del novio. Se indica “tienen el placer de invitar al matrimonio de sus hijos” y a continuación se disponen los nombres de la pareja, fecha, hora y lugar de la ceremonia.

En el extremo inferior derecho se añade la hora y dirección de la recepción o banquete y a la izquierda el lugar donde desean recibir los regalos.

En el caso de que sean los novios quienes realicen la invitación se pondría : “( el nombre de los contrayentes) tienen el placer de invitarle a su boda la cual se celebrará…”

En la invitación debemos hacer constar si el traje es formal o de etiqueta, el teléfono o correo para confirmar la asistencia. También se puede adjuntar una tarjeta y sobre para confirmar o indicar que no se asistirá en formato papel, así como el número de asistentes, si precisarán servicio de autobús o si tienen algún tipo de alergia alimentaria.

“Save the date”

Actualmente hemos importado una costumbre americana que consiste en entregar una tarjeta a los invitados una vez hayamos fijado la fecha del enlace, con el objetivo de  comunicar la fecha y que éstos dejen libre el día en su agenda.

Se suele enviar entre 6 y 12 meses antes.