Hemos asistido a una master class impartida por Juan Guisando, de “La Nao de China” en Sevilla.

Viendo las últimas tendencias, nos demuestra que se puede hacer un centro elegante, con elementos texturados y empleando flor de temporada.

En los adornos de verano combina la fruta tanto entera como partida con flor cortada.

Juan Guisando nos desaconseja el empleo de flor liofilizada puesto que transmite poca sensibilidad.

Debemos prestar mucha atención en el momento de la elección de las flores, ya que deben incorporarse tanto en la temática de la boda, como en la carta de colores que vayamos a emplear en la decoración y todo ello irá en consonancia con el vestido que elija la novia y el ramo.

En ocasiones cometemos el error de ir quitando recursos del presupuesto que tenemos para flores al no darle la importancia que se merecen. Con la ayuda de una buena weddingplanner podemos conseguir el equilibrio y disfrutar de una boda completa dotando de los recursos necesarios a cada uno de sus elementos.

El ramo de novia es la guinda del pastel y debe ser exclusivo. El florista debe hablar con la novia, saber sus gustos en flor, su historia,.. para crear un diseño exclusivo para ella.